lunes, 30 de noviembre de 2009

30 DE NOVIEMBRE: ¡¡¡ AY, CARMELA !!!

¿Y a mí cuándo me toca? ? ¡¡¡Que ya los has sacao a todos!!!
Menos lectora de lo que le gustaría... me consta que bien considera este blog y su huequito reclama en él.
Aysss Carmela que hoy es tu cumple.
La Carmen. La que siempre será la "chica" de la casa.
" más guapa.
 más delgada.
 más joven.
 más graciosa
Verdad tito Juanito??"
-evidentemente el segundo término de la comparación siempre era yo, su hermana dos años mayor-
Y el tito Juanito, me miraba, me guiñaba y le decía, "sí, sobrina , sí".
Es el optimismo personificado. De eterno rostro aniñado, su risa, más que contagiosa, es la frescura de la casa. Eso sí...pachorrona como ella sola...sin nervios en la sangre...
-¡¡¡Carmen!!!
-...quéeeee pasaaaaa....que no pasaaaa náaaaaa. Vicenteeeeeeeeeee!!!!! 
Ha sido la  mejor tita de cualquier sobrino y ahora es madre de la que  dos retoños andan enamorados.
Poco amiga fue de acarrerar libros cuando debíamos,  de naturaleza y adolescencia contestona y "arrabalerilla" (conserva, al conducir, ramalazos de aquella época : mejor no toparse con ella, cederle el paso o una lluvia de truenos y relámpagos, tuercas y tornillos puede caerte encima)...sin embargo,  mi retina aún guarda las imagenes de mi madre y ella, sentadas en la terraza...pasando de profesión en profesión, intentando averiguar qué le gustaría a la niña ser de mayor, "porque estudiar, algo tienes que estudiar , maricarmen"... mucha madre, la Anita.
El tiempo y su empeño hicieron que fuera ella, la pequeña , de contrato en contrato, acumulando cursos, prácticas en hospitales, madrugando, trabajando veranos y festivos, sumando kilómetros...la primera en traer una nómina a casa.
..............................................
Había sido  mi compañera de alcoba durante veintitantos años y de cama durante más de una década. Entre-cama-y-catre que llamaban a esos 105 centímetros de colchón que compartíamos cada noche.
Bueno, lo de "cada noche"  es un puro decir, porque cogió La-Carmen la costumbre  de caerse de la cama - extraña afición, oigan, pero que se le daba bastante bien- y llegó a resultar  más práctico ponerle una manta en el suelo que andar despertándola, para  que volviera a caerse a los 10 minutos. Ni que decir tiene que los remordimientos, de verla ahí abajo acurrucadilla, duraban lo justito en mis entendederas infantiles. Seguramente de ahí vino su gusto de juntar dos sillas y tumbarse, cual mullido sofá y pasar ahí , digamos una gripe...- rarita la niña, eh?-
Convivían con nosotras en ese cuartito Leif Garret, a tamaño natural, Miguel Bosé, los Pecos, Pedro Marín, Iván... y las numerosas muñecas, comandadas por las de la 1ª Comunión - a ella le cayó una Nancy, wuauuu, la envidié y nunca se lo confesé- ,  muñecas que vaya usted a saber por qué manía, nuestras madres de la época ahorcaban colgándolas en la pared.
Juntas sufrimos  el trapo negro en la ventana que convertía en noche cerrada las siestas obligadas de agosto. El trapo negro y los pies de mamá que, para hacernos guardar silencio tambien se nos metía en la cama, en medio, con su cabeza a los pies de la cama...imaginen ya dónde caían sus pies...
Mucho nos unió esa cama, testigo de nuestra la varicela y de las mañanas de domingo... comiendo jeringos. Entre sábanas jugábamos a inventar palabras, que aún hoy recordamos, y que servirían de contraseña en un hipotético caso de secuestro o cualquier otro peligro de muerte. Muchos saltos y saltos en  esa cama, "veinticinco de diciembre -y menudos tres botes pegábamos cuando tocaba lo de FUN FUN FUN" - ahhhh y "jugar a no ver" cuando nos daba por encajarnos en la cabeza  la faja tubular, que por aquella época llevaban los niños... al menos, nosotros.
En definitiva, 105 centímetros que propiciaron una unión  que 105 kilómetros, hoy día,  no han logrado mermar.
Ea, ya tienes tu entrada.
-----------

11 comentarios:

  1. No se pierde la pinta para nada, tal para cual. Y estoy con ella, ¡que no te enteras! ¡que hasta lloró junto a ti! Normal que se enfade y te tire de los pelos. ¡Ah! ¡Que no...!
    Felicidades a ambas.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ayyyy... Carmen! ¡Que vamos "pa adultas"! jajaja..
    También me uno a esa felicitación desde aquí, después la llamaré por teléfono.

    Como bien dices, la mejor tita, la más cariñosa y la más alegre. Siempre le agradeceré el mimo con que curaba las pupas de la varicela a su bobrino, mi hijo, y los biberones que preparó a mi hija cuando yo no pude.
    Compañera de clases aprendiendo a conducir, y noches de crucigramas. Y nuestra mejor hazaña, un cuadro de silicona en una noche ¡vaya guarrería!¡qué poca paciencia!

    En fin, que hasta para "la Carmen" pasan los años.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. uys que si lloró, dice....yo seguramente no era la causa, pero dos tiznones negros adornaron era cara durante su infancia...todo el día llorando la niña...claro luego se restregaba con las manos sucias y ala!... mira que lloraba la Carmen!!
    Gracias por tu sorpresa de ayer... ya tengo cara, ya tengo voz...y pendiente esa visita, Josealfonso.
    requetemuássssssss

    ResponderEliminar
  4. Menudas dos, Carmen y Elena....ese cuadro de silicona que yo tardé una semana en componer y ale!! ellas en una noche, como quien hace una tarta de galletas, capa va capa viene....creo que aún estará por secar...¿cuantos han pasado, 20 años? recuerdo esas anécdotas y muchas más...y las partidas de rumikub...y las tantas de la madrugada de casquera....
    Recuerdos que hacen vida!!
    un besazo cuñá.

    ResponderEliminar
  5. Que bonitos recuerdos.. yo tengo algunos parecidos con mi hermano mayor... pues a pesar de ser chico ha sido un hermano, muy hermano.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Felicidades a tu hermana y como dice José Alfonso no perdéis la pinta, os parecéis bastante. Es muy bonito compartir la cama con una hermana, yo también lo hice, y a pesar de la incomodidad quedan recuerdos que nunca se borraran, Un besillo.

    ResponderEliminar
  7. Pido disculpas a quien se entretuviese en leer la alerta que publiqué en mi blog. Advertí acerca de un posible virus informático. Al parecer, la noticia es falsa –según se informa en la red- y carece de fundamento. Quise ser precavido. Copio este mensaje y lo remito a todos quienes visitaron el post.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pues sí que os parecéis un montón; es increíble lo que hacen las hormonas.
    Bueno; pues ! muchas Felicidades !. A una por su cumple y a otra por ser tan buena hermana.
    Un beso gemelo

    ResponderEliminar
  9. ANA Y CORDOBESA...
    Me quedo con todos los recuerdos que compartí con mis hermanos, con todas nuestras peleas...nuestros enfados, nuestros juegos, las horas de jeyper y de monopoli, las noches del un dos tres...total...
    Ah, hace muchos año mi hija, al enterarse de que en nuestra habitación había solo una cama, me dice....¿érais pobres verdad?.Jeeeee - me ahorré contarle entonces que su tio tenía habitación solo de noche, en que abría una cama mueble en la salita-de-día. Aysssss esos pisos años 60 en zona de expansión.....Las cosas eran así...
    Besicos...tocaya y paisana.

    ResponderEliminar
  10. Cumplidor Jose alfonso.... tantas mentiras en internet me han convertido en una escéptica de narices...y de todos modos no lo hubiera abierto... y las cadenas, seguirlas, menos que menos....
    Besicos....

    ResponderEliminar
  11. Marimer... cierto es que nos dicen que nos parecemos y anécdotas acumulamos de saludar a alguien que no conocemos y pensar después , me está confundiendo con mi hermana...
    Besicos... mi madre dice que si va a tener que esperar hasta el 24 de enero para contar de ella...yo le he dicho...si eres tú a quien más nombro... que nos vamos a hacer más famosos que los de ubrique...
    Besicos, amiga.

    ResponderEliminar

Entra, opina, comenta...Estás en tu casa. Gracias por visitar mis recreos.